Madrid: La Fuente de La Cibeles

La Fuente de La Cibeles – Ph Osvaldo Trejo

La fuente de la Cibeles es uno de los lugares más icónicos de Madrid. No solo es lindísima todo su entorno esta lleno de espacios de poder: el ayuntamiento, la casa de las Américas, el parque del retiro y el paseo de los recoletos. También es el lugar favorito para los festejos correspondientes al triunfo de los torneos de futbol, sobre todo los del Real Madrid.

Lo más jugoso es toda la simbología de una historia de amor que termino mal, muy mal, tan mal que los amantes no podrán volver a mirarse a los ojos por el resto de la eternidad. Gran parte del comite de dirección de diosas griegas intervienen en este culebron.

Los protagonistas son dos personajes mitológicos : Atalanta e Hipómenes y esta es su tan rauda como cortísima historia de amor.

Cuando nació Atalanta todos esperaban que fuera un niño, pero no, fue niña y muy bonita. El padre, típico machista, solamente preocupado por su decendencia, enfureció y no tuvo mejor idea que dar la orden de que la bebe fuera abandonada en el bosque, donde creció como ninfa consagrada la diosa Artemisa, protectora de los bosques, de la caza y de la pesca y de los desamparados.

La joven en medio de la naturaleza fue convirtiéndose en una experta cazadora y rauda corredora, bella como pocas. Artemisa, como buena madrina, trato de convencerla de que ya era tiempo de buscarse un novio con quien formar una familia. El no de Atalanta fue rotundo, odiaba a todos los hombres por culpa de uno: su padre que la había abandonado y dejado librada a su suerte desde siempre.

Pero la tía Artemi, siguió insistiendo hasta que por fin la convenció; la doncella puso como condición que solo se casaría con el joven que le ganara en una carrera.

Ni bien se corrió la bola, aparecieron candidatos a troche y moche, altos, bajos, lindos, feos, corredores de fin de semana, iron man super entrenados; no había caso, todos quedaban fuera de combate y castigados con la muerte.

Hasta que pinto uno lindito, Hipomenes, entrenado, un buen candidato, muerto de amor; sabía que las chances de ganar eran pocas, pero no dudo en pedir una ayudita extra; hablo con la tía Afrodita, la del amor y la belleza, y le pidió colaboración.  A ella, que le encantan los romances difíciles acepto y le dio tres manzanas de oro de su jardín, para que en el trayecto las fuera dejando caer para distraer a la doncella. Finalmente Hipo gano la carrera, la tomo en sus brazos, se la llevó al primer lugarcito oscuro que encontró y se la chapo, se la pasaron bomba un buen rato, hasta que llego la dueña del lugar, la Diosa Cibeles, que se sintió invadida, y enfurecida por el uso bochornoso que le dieron a su templo, un escandalo de proporciones que no podía dejar pasar así nomás; no solo los convirtió en leones que tirarían de su carro por toda la eternidad, sino que también los conjuro a mirar a cada uno para un lado diferente.

Moralejas:

. Pensátelo bien antes de meterte con corredoras de elite.

. Las manzanas están sobrevaluadas marketineramente hablando, este no es el primer caso, ya sabemos lo que paso con Adan y Eva.

. Ojito con las ayuditas que pedis a las diosas, pueden fallar.

Lo bueno:

Es una de las estatuas más lindas y glamorosas de Madrid, la hizo el escultor francés Robert Michel

Que tengan una buena vida llena de historias para contar!

0 comentarios sobre “Madrid: La Fuente de La Cibeles

  1. Juan Fitte Contestar

    Gracias Pato, excelente historia mitológica sobre la Fuente de Cibeles y toda la info de Madrid. Justo me agarró en Madrid. 🤗
    Beso

    • La Buena Vida By Pato Sclocco Autor del artículoContestar

      Que bueno!! Yo tambien estoy laburando por aca. Beso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *